Las dos empresas británicas consolidan así su alianza a largo plazo tras la abrumadora acogida que recibieron los seis cronómetros Bremont que complementan cada uno de los seis coches deportivos Lightweight E-Type «de continuación» que va a fabricar Jaguar.

Estos relojes están dedicados al Jaguar E-Type de carretera, que cuando se presentó en 1961 no solo era el coche de producción más rápido del mundo, sino también el más atractivo, según Enzo Ferrari.

Para plasmar la esencia del E-Type en un reloj de pulsera, Ian Callum, director de diseño de Jaguar, y el equipo creativo de Bremont se han fijado en otra de sus emblemáticas características: el tablero de instrumentos.

Bremont fabrica una serie de relojes personalizados para Jaguar. Entre estos se incluye el reloj para el prototipo de supercoche C-X75, diseños únicos para el Salón del Automóvil de París y Pebble Beach y un reloj mecánico y cronómetro personalizado para el prototipo Jaguar XJ75 Platinum.